La línea anterior

 

Un viajero camina sobre una senda que muta. A veces tiene grandes árboles a su alrededor. A veces hay una lluvia intensa que, curiosamente, cae de lado. Otras tantas, se intercambia entre la noche y el día, con calores simpáticos y fríos trotadores.

Pero el camino, lo que es el camino… nunca cambia.

Y no cambia porque el viajero simplemente no sabe hacia dónde va. Sólo camina. Lo curioso de esto, es que el viajero piensa que a cada paso que da, va dejando marcas. Aunque la maleza las cubra, o el agua las integre con el material, la esencia de cada huella permanece en ese lugar. Y eso, no es cierto.

El camino nunca cambia. El viajero, sí.

Cada sendero es el que va dibujando rastros en el cuerpo del que viaja. A veces en los pies, a veces en las mejillas, y en gran parte de los casos, en el corazón.

El camino traza rúbricas en el corazón.

Y esos vestigios del camino en el corazón, dirigen la sangre hacia lugares diferentes del cuerpo, fortaleciendo algunos y debilitando otros. Hay quienes son fuertes de mente, pero débiles de pies; fuertes de lengua y débiles de vista; fuertes de brazos y débiles de cargar a cuestas.

La sangre es cíclica. Tiene que recorrer todos y cada uno de los puntos definidos para dar vida. Mientras más camino, más distancia labrada en el corazón. El problema es que el viajero sólo quiere recorrer los puntos nuevos, olvidándose del camino ya trabajado.

¿Por qué supone esto, un problema?

Porque olvida.

Y por eso no aprende…

 

La línea anterior es tan importante como la línea ulterior. El camino necesita de todas sus marcas. O el viajero, caminará en círculos. Un círculo no provee de nuevos trazos. Un círculo caminado plasma una falsa perfección. Una realidad circular, miente.

Un camino irregular pule los pies. Hasta que dejan de ser necesarios.

Camino de sangre, no te alteres. Línea anterior, no te olvides. Rúbrica del corazón, no te destiñas.

ca56b719f31811218b76587b4d52736f

About Axel

Comunicólogo amante de esos detalles que nos hacen ser una sociedad bizarra, idealista y dañina. Productor audiovisual, locutor comercial, maestro universitario y conductor de INDIRECTO TV